.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

Gendarmes de la Octava Región movilizados exigiendo aumento de personal


NOTICIA: Los gendarmes del penal El Manzano y Bío Bío, acusan que el aumento de personal destinado para la zona es insuficiente. Para ser escuchados, han empleado como medio de presión, el dejar de recibir la comida que les entrega la institución, y aseguran que de no ser escuchados las acciones podrían extremarse aún más.

[Santiago 23 de diciembre 2014] Alrededor de 600 gendarmes, de un universo de 1.200, agrupados en la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios (ANFUP)  del  penal El Manzano y Bío Bío Concepción, están movilizados en rechazo a la baja designación de nuevo personal para cubrir los requerimientos ambas cárceles. Se espera que el próximo 26 de diciembre lleguen  29 nuevos gendarmes, sin embargo, ellos exigen que sean 70.

Esta semana, se graduarán 800 nuevos gendarmes, de los cuáles se estimaba que  26 serían repartidos en las cárceles de la zona. Tras una huelga de hambre de dos funcionarios durante tres días, lograron que la nueva dotación se aumentara en tres gendarmes.

Como medio de protesta, en el Penal El Manzano, han decidido  no recibir la comida  que se les entrega en su lugar de trabajo, desde el pasado lunes. Además han mostrado su apoyo los funcionarios de las cárceles de Mulchén y Coronel.

Las autoridades aún no han entregado una solución concreta, pero durante la jornada de este martes se reunieron con los gendarmes. El  presidente zonal de ANFUP, Benito Sarabia, aseguró que sino se aumenta la dotación traerá graves consecuencias para el penal.

 “Si esto sigue, las consecuencias son que va a continuar los niveles de agresividad acá en las cárceles, y los centinelas van a tener que estar un año más esperando que llegue el personal nuevo, para poder ellos bajar a realizar un turno normal de día”, expresó Benito Sarabia.

 De no recibir soluciones, desde el gremio aseguran que podrían tomar otro tipo de acciones.

 “Se han realizado diversas acciones, ya quedan métodos de presión más radicales que serían no sacar reos a tribunales, no permitir el ingreso a las visitas”, señaló Benito Sarabia