.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

Enfermería UPC del Sótero del Río en paro indefinido: Filtración de aguas servidas, precariedad en servicios básicos y falta de acceso a agua potable


Enfermeras y enfermeros de la Unidad de Pacientes Críticos (UPC) del Hospital Sótero del Río, iniciaron paro indefinido el pasado martes 21 de junio, exigiendo condiciones mínimas para poder desarrollar su trabajo: denuncian no tener acceso a agua para lavarse las manos, filtración de aguas servidas y precariedad en servicios básicos de la residencia.

[23 de junio 2022] Las y los enfermeros denunciaron estar trabajando y pasando sus turnos de residencia en precarias condiciones laborales al interior del Hospital Sótero del Río, en Puente Alto.

Acusan que deben poner cartones en las ventanas de los dormitorios para no pasar frío, que no cuentan con acceso a agua potable, por lo que compran bidones de forma autofinanciada, y que hay filtración de aguas servidas en su sala de colación.

“No estamos exigiendo una residencia de lujo, ni con televisión, ni con aire acondicionado, como sí tiene un grupo aquí en el hospital; nosotros queremos condiciones mínimas para poder trabajar”, explica Roxana Guajardo, presidenta de la Asociación de Profesionales Hospital Sótero del Río (APRUSS).

Los enfermeros y enfermeras denunciaron la situación a través de un video, donde se muestran las filtraciones de aguas servidas, que caen justo sobre el lavaplatos, también se ven los cartones en las ventanas de la sala de residencia donde están las camas. En el video se explica lo siguiente:

“No tenemos acceso a agua potable, tenemos que comprar bidones autofinanciados (…) Sobre nuestros casilleros hay una cañería que también es de aguas servidas, con material fecal… en estas condiciones insalubres estamos trabajando, comiendo con un pote que recibe una gotera y eso mismo es lo que cae al lavavajillas”.

Dentro de los mensajes de protesta que han mostrado en la movilización, se lee lo siguiente;

“¿Tú comerías en una residencia que no tiene acceso al agua? Nosotros tampoco”.

“¿Tú comerías en una residencia que cae agua del techo, que viene de un chatero? Nosotros tampoco”.

Con la paralización, los trabajadores y trabajadoras de la salud esperan conseguir condiciones mínimas que les permitan trabajar de forma digna y conforme a la ley.