.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

Mejoras salariales y dignidad es lo que piden empleados de Cecinas Llanquihue


NOTICIA: En su quinto día de huelga, los trabajadores de la fábrica de embutidos no han tenido acercamientos con la marca de Mödinger Hermanos. 161 personas se encuentran movilizadas, esperando que la empresa equipare los sueldos que logró otro grupo negociador en enero pasado.

[Llanquihue, 13 de abril de 2015] Con la inspección del trabajo como mediador, pero sin lograr acuerdo aún, 161 trabajadores de Cecinas Llanquihue están en huelga en busca de mejoras salariales, las cuales no han sido escuchadas por la empresa.

$25 mil pesos de reajuste en el sueldo base desde este mes, más un incremento según el IPC junto con ocho mil pesos desde enero de 2016 y cada seis meses, es lo que piden los trabajadores movilizados. Este petitorio es exigido, ya que un grupo no sindicalizado llegó a dicho acuerdo en enero pasado, por lo cual, desde el sindicato esperan igualar lo conseguido por otros empleados.

La marca de Mödinger Hermanos no ha tenido ningún acercamiento formal con los sindicalistas desde que comenzó la huelga hace cinco días, y su postura desde un inicio, es entregar $17 mil pesos más de sueldo base, junto con reajustar los salarios dos veces de acuerdo al IPC y sumarle $4 mil pesos. Para zanjar el conflicto, la compañía de cecinas cifró bono de $200.000 pesos, lo cual fue rechazado por la mesa negociadora.

Luis Vegas, presidente del sindicato, sostuvo que “ellos hicieron una oferta, pero no se acercaba a lo que la asamblea quiso”, descartando de plano una salida al conflicto.

Es más, Vegas y los empleados se apegarán a las bases esperando estar 15 días en huelga legal, aunque “si la empresa nos llama antes y acepta nuestro petitorio, volveríamos de inmediato a trabajar”, acotó el mandamás.

Desde la Inspección Regional del Trabajo de Los Lagos intentaron ser mediadores, e incluso, en los buenos oficios hubo un principio de acuerdo, pero este luego fue desestimado por los trabajadores, que ahora esperan que Cecinas Llanquihue se pronuncie.

Como medidas de presión, durante el fin de semana los sindicalizados protestaron y marcharon en la comuna de Llanquihue, mientras que a las afueras de la empresa se realiza una olla común para los protestantes.