.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

Día 43: Huelguistas de Carozzi amenazan con quemarse a lo bonzo


NOTICIA: No hay diálogo. Marketing y Promociones se niega a conversar con los huelguistas que reclaman demandas salariales. Ocho trabajadores en huelga de hambre, y algunos pensando en medidas más radicales, son la tónica del conflicto.

[Talca, 22 de abril de 2015] El pasado 11 de marzo comenzó la huelga de los 64 reponedores de Marketing y Promociones, empresa que presta servicios a Carozzi. Los trabajadores iban en busca de un reajuste salarial de un 7% y un bono de 30 mil pesos (VER NOTA ANTERIOR), pero lo que vislumbrada como una negociación simple se ha complicado más de la cuenta.

43 días después, la movilización se ha convertido en la que más tiempo ha durado en la últimas dos décadas en la región del Maule, y el conflicto parece estar lejos de una solución, luego de que la empresa rompiera el diálogo y desconociera los acuerdos el pasado viernes.

Con ocho personas en huelga de hambre y cerca de 20 trabajadores viviendo a las afueras de la planta de Carozzi como medida de presión, en los últimos días la Seremi del Trabajo ingresó como mediador del tema, pero Marketing y Promociones se ha negado a un acuerdo.

Guillermo Caamaño, secretario del sindicato, aseguró que “nosotros estamos trabajando con el Seremi, porque nuestra idea es que todo termine lo más rápido posible, pero la empresa no quiere negociar, siempre ha sido de esa manera”.

Para Caamaño y sus compañeros, la principal traba para una salida favorable fue que la Inspección del Trabajo se presentó tarde a conocer la situación de los trabajadores, ante lo cual sostienen que “el Gobierno nos ha jugado chueco. Todo lo que pasó con la Inspección nos demostró que ellos velan más por los derechos de la empresa que por los trabajadores, es algo ilógico, y a veces vemos que no hay ninguna salida, por eso estamos decididos a llegar hasta el último y seguramente esto se complicará cada día más”.

En los últimos días, 8 reponedores comenzaron una huelga de hambre, lo que se suma a las amenazas de incendiarse a lo bonzo por parte de ellos junto con encadenarse a la empresa.

“Los muchachos están complicados por las deudas y los problemas familiares que tienen. Esta es la única manera de hacer presión. Nosotros estamos peleando porque la empresa nos pague la mitad de los días de huelga, pero ellos quieren que asumamos todo el costo. Se ve difícil, pero el mal menor es que repartamos los gastos entre ambos y así perdemos los dos”, aseguró Caamaño.

La situación de los huelguistas de hambre es un tema que también preocupa, sobre el diagnostico de los trabajadores movilizados, el vocero añadió que “todos los días como al mediodía vienen a controlar a los trabajadores, algunos están mareados con dolores de cabeza, pero siguen así, no tenemos otra”, cerró.

Durante la tarde de este miércoles se espera que la empresa llegue a la planta de Carozzi para presentar una nueva oferta, y ver si el conflicto se cierra de forma definitiva.