.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

Trabajadores en huelga de hambre expresan que “Codelco no dialoga”


EOAKjA5X0AAcLt1NOTICIA: Cuatro días de huelga de hambre cumplen hoy cuatro trabajadores de la mina Chuquicamata ante la falta de respuesta de la empresa, respecto del incumplimiento de su contrato colectivo, negociado hace seis meses, tras una huelga de 14 días.

[Santiago, 13 de enero 2020] Se trata de Miguel Véliz  del Sindicato 3, Carlos Díaz del Sindicato 2, Alberto Muñoz, del Sindicato 1  y Marco Véliz del Sindicato minero, trabajadores que ayer domingo fueron visitados por el obispo de Calama, Oscar Blanco Martínez, quien les manifestó su solidaridad.

A través de un comunicado los trabajadores expresan que  “llegan a medidas extremas, por lo extremo de la situación. Es nuestro deber como mineros chilenos, cuidar a nuestra empresa Codelco, porque así vamos a cuidar los excedentes que se traducirán en beneficios sociales para la sociedad, especialmente luego del estallido social”.

Según informa en su portal Publimetro en el plan de reestructuración, Codelco tiene planeado desvincular a 1500 personas (500 ya fueron despedidos), lo para que la región de Calama representa un impacto social severo. “Hay proyectos propuestos por los trabajadores, que le han dado más vida útil y beneficios a la empresa, que se queda sin la experiencia de los más viejos, que han trabajado con las manos estas minas en los últimos 30 años”.

De acuerdo a NuevoNorte.cl en la división de la cuprífera hasta ahora se han dado 473 despidos, los que se realizarían de forma irregular, ello además de cierres de áreas, supuestamente por la transformación de Chuquicamata, pero que son reabiertas, por medio de contratistas,  con lo que se viviría un proceso de precarización encubierta.

Miguel Veliz, secretario del sindicato numero 3 y uno de los ayunantes comentó a NuevoNorte que “Tenemos casos escandalosos de adjudicación de contratos a terceros, tenemos inversiones que han fracasado y nuevamente Codelco sale a endeudarse al extranjero para financiar proyectos fracasados. Hablamos de 7 mil 500 millones de dólares mal invertidos. Hoy con ese dinero que han despilfarrado acá en Chuquicamata, estaría alcanzando para cubrir pate importante de las demandas que el pueblo chileno está peleando en las calles”.