.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

Trabajadores del retail con nuevos perjuicios por modernización del mercado


REPORTAJE: Las empresas del comercio buscan modernizarse. Con esa premisa, están implementando el modelo de autoservicio en sus tiendas. El resultado de esta situación es precarización del empleo, eliminación del cargo de vendedor y reducción del personal, según los dirigentes sindicales del sector.

Por Paula Ampuero Ulloa

Los trabajadores del retail, y específicamente los vendedores integrales de las grandes tiendas, están peligrando su existencia. Desde principio de este año se está instaurando la modalidad de autoservicio, con el propósito de modernizar el mercado.

La medida ha sido transversal a las tiendas del retail: Falabella, Ripley, Almacenes París y La Polar. Y está siendo implementada de manera paulatina en distintos locales, sin abarcar aún la totalidad del parque comercial. En cada tienda se ha aplicado de forma particular, pero desencadenan los mismos perjuicios para los empleados.

Los trabajadores han realizado acciones para frenar el avance de esta medida, pero hasta el momento no han tenido fruto. “No hay vuelta atrás, esto se está aplicando de a poco. La atención va para allá: que el cliente se atienda solo y termine la compra en un centro de caja”, señaló Guillermo Chávez, presidente sindicato Almacenes Paris Plaza Oeste.

Los empresarios en tanto, justifican este actuar: “el autoservicio va obedeciendo a realidades del mercado, hay compras digitales, a través de internet, y cada día que se van implementando tecnologías distintas. Eso el comercio lo va asumiendo. Y ¿por qué? porque no olvidemos que Chile compite no solamente acá, una empresa compite globalmente también”, según dijo Ricardo Mewes, presidente de la Cámara Nacional de Comercio.

¿Qué existe hoy?

La mayor cantidad de tiendas del retail está funcionando con el modelo de atención con vendedor comisionista. Pero, ¿qué es el vendedor comisionista o integral?

Este es el trabajador que nos acompaña en el proceso de la compra. “El vendedor por comisiones hoy llega a la tienda a ganarse a cada cliente, llega con ganas de atender, porque empezar y terminar la venta es lo que le hará tener un mejor sueldo”, señaló Chávez.

Antes de que comenzara la aplicación de la auto atención, todas las secciones de una tienda tenían este cargo. A las divisiones dentro del comercio se les llamará en adelante: líneas duras y blandas. Éstas últimas son las que estarán afectas al proceso de cambio y se trata en su mayoría de los departamentos de ropa (mujer, niño, hombres, deporte, etc.).

La remuneración de este cargo en su mayoría depende de lo que se venda. Existe un sueldo base que bordea el salario mínimo, pero con las comisiones “hay vendedores que en promedio ganan $600.000, en algunos períodos incluso llegan al millón de pesos”, señaló Leandro Cortés, de la Confederación de Sindicatos y Federaciones del Comercio y Servicios (Consfecove).

Estos vendedores se dividen en jornadas de trabajo. Están los full time y los part time. Los primeros trabajan 45 horas semanales y se les paga el sueldo base completo. Los últimos tienen jornadas por menos horas, y esta base salarial varía proporcionalmente de acuerdo a lo que trabajan.

¿Qué depara el sistema de auto atención para el retail y sus trabajadores?

Según los trabajadores, la razón tras la implementación de este modelo tiene que ver con la llegada al mercado de las tiendas H&M y Forever21. Estas, han rebajado los costos de su mercadería con la disminución de personal. “La misma polera que en H&M cuesta $3.500, en Falabella la encuentras a $7.990; entonces, con la auto atención claro que las empresas van a ahorrar”, señaló Sebastián Contreras, presidente del sindicato de Falabella Alto las Condes.

Si bien, cada una de las tiendas del comercio ha aplicado la auto atención de una forma particular, hay varios puntos en común.

Antes por departamento (vestuario mujer, calzado, menaje, deportes) existían varios vendedores, pasando los 10 en algunos casos. Ahora, el vendedor comisionista será reemplazado por asistentes o asesores, de distintas categorías, además de cajeros. Aunque esto, será aplicado únicamente en las líneas blandas.

La situación se traduce en que al comprar ropa o artículos deportivos, nadie guiará la compra de principio a fin. La atención no será personalizada. Habrá asesores (dos o tres por sección), que estarán recorriendo en espacios donde antes había 10 personas. La compra finalizará en un centro de caja, con cajeros destinados únicamente a esa labor.

Se identifica un primer tema: la auto atención traerá como consecuencia la disminución de personal, según lo que señalaron los trabajadores. Pero hay más. Cabe preguntarse ahora, ¿cómo se les pagará a estos nuevos cargos?

En su mayoría, estos cargos tendrán un sueldo base más alto que sus antecesores. En Almacenes París, por ejemplo, los comisionistas ganaban como base menos del salario mínimo y ahora, se les equiparará la cifra al monto mínimo nacional, según lo señaló Chávez, presidente sindicato de la tienda en Plaza Oeste. En otros casos, subió del mínimo a $250 mil.

Pero, la diferencia está en las comisiones. Ahora, al ser asistentes o asesores de venta, se les quita el calificativo de comisionistas. Sus remuneraciones no podrán ser de un millón de pesos en períodos festivos (navidad, día del niño, etc.), sino que estarán sujetos a un nuevo modelo de pago.

“Los sueldos parten en $280 mil en mi tienda. Se complementa esto con bonos grupales. Que es llegar a una meta, pero son metas exageradas. Desde que se implementaron los asesores acá –hace ocho meses- se lo han ganado solo una vez”, declaró Sebastián Contreras.

En tanto a las cajeras “las agruparon. Crearon un departamento sólo de cajeras, a las que rotan. No tienen bonos por venta, ni por transacción, como si lo tiene Almacenes Paris. En resumen, lo más que puede ganar un asesor de venta son 380 lucas líquido y una cajera 330 lucas”, afirmó Contreras.

Con respecto a la baja en los salarios de los trabajadores, Ricardo Mewes, señaló: Yo no lo vería como un desmedro, sino que lo vería como un proceso de reconversión. Son temas complejos, sin embargo, también tenemos que pensar que estamos frente a una realidad y no nos podemos abstraer de eso. Chile tomó una decisión de Estado, en el sentido de abrir su economía y por lo tanto tenemos que jugar en ese estadio”.

A lo que Hernán Méndez, presidente de la Confetracosi, dijo: “aquí hay una primacía absoluta de los empleadores donde todo lo justifican con el mercado, y el mercado es frío y calculador. Para el mercado los trabajadores no son un persona, son números”.

Además, hay otro asunto generado por la auto atención. El cargo de comisionista no será eliminado por completo. Las líneas duras (menaje, electrodomésticos, audio video, etc.) seguirán teniendo vendedores. Entonces, ¿qué significa esto para los trabajadores?

Aquellos que están cubriendo actualmente esas secciones se quedarán ahí, pero además, a los vendedores de las líneas blandas (ropa mujer, niño y otros) que no quieran cambiar su contrato a asistente, se les ofrecerá irse a esas áreas.

El ofrecimiento se hace bajando la cantidad de horas de 45, como full time, a part time. Esta situación ya es un hecho, por ejemplo, en La Polar, donde en secciones de calzado en las que antes había 3 vendedores, ahora hay 8.

Mauricio Soto, presidente de la Federación de Sindicatos de La Polar, señaló: “hay una compañera que se fue a calzado. Le bajaron las horas y como debe compartir con tantas personas las ventas, también han bajado sus comisiones; las de ella y sus otros compañeros que estaban originalmente en la sección”.

Además, “el problema de que se esté eliminando a la gente de 45 horas, es que a ellos tienen que pagarle de sueldo base el mínimo, y a los part time no, el base tiene que ser proporcional. Entonces, les conviene, porque en vez de tener 2 vendedores de tiempo completo, tengo cuatro de 30 horas”, indicó Soto.

Para Claudio Sagardías, presidente de la Contracops, declaró a propósito de estos tres puntos: “el autoservicio hace rato que está afectando a la cesantía, hay un doble discurso. Es bueno que llegue la tecnología, pero se podrían pagar buenos salarios. Hoy día no es así, pagan a todos el mínimo. Esto ha venido a precarizar el empleo”.

Los trabajadores del comercio a lo largo de su historia, han ganado luchas sindicales, como cuando en 2009 consiguieron el pago por la semana corrida. Esto es que se les paga el 25 % de las comisiones que realizan por cada día trabajado que sea domingo o festivo.

¿Por qué nombrar este derecho? Porque, al cambiar la remuneración de variable a fijo, se pierde la semana corrida. Ésta se paga únicamente a quienes reciben sueldo en base a comisiones individuales, y el nuevo sistema contempla bonos grupales. Los trabajadores estiman que habrá “una baja salarial de hasta un 40 %”, señaló Leandro Cortés de la Consfecove.

Acciones de los trabajadores

Algunos de los trabajadores del retail están unidos en la  Confederación Nacional de Sindicatos y Federaciones de Trabajadores del Comercio y Servicios (Consfecove), pero además, hay otras federaciones, sindicatos y sindicatos interempresas que no pertenecen a esta agrupación.

La opinión de los afectados en general es la misma, algunos han radicalizado sus posturas, como los de las tiendas La Polar, quienes han hecho manifestaciones, atrasos masivos y otras cosas, que buscan llamar la atención de su empleador ante, lo que ellos consideran “una injusticia con los trabajadores”, pero no han logrado mucho, según señalan sus propios compañeros del retail.

Sebastián Contreras, de Falabella, dijo: “los menoscabos de sueldos son súper difícil de comprobarlos en la inspección del trabajo, porque antes eran trabajos por comisiones. Además, que la Inspección tiene una visión súper “cuática”: si el vendedor no vende es porque no atiende, esa es la postura. Nosotros hemos denunciado y lo hemos perdido. Los abogados nos dicen que no podemos hacer nada, porque ellos están reestructurando su empresa”.

El retail, que es uno de los oferentes de empleo más grande del país, tiene a sus trabajadores de manos atadas. Esta medida aún no se ha aplicado a la totalidad del comercio, pero es parte de un proceso de modernización. Pronto lo retratado en este reportaje no será la realidad de un par de locales, sino que de todas las tiendas del mercado, según señalaron todos los entrevistados.