.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

En TrenCentral deponen huelga luego de que aprobaran parcialmente su último petitorio


24991605_1534691693280269_2402688600368671172_nNOTICIA: Desde el sindicato de la empresa expresan no haber quedado del todo conformes, ya que a su juicio la negociación estuvo mediada por prácticas “desleales” y una “colusión” por parte de TrenCentral y el gobierno.

[Santiago, 26 de diciembre de 2017] 22 días alcanzó a cumplir la huelga de los trabajadores de TrenCentral, luego de que el pasado viernes 22 de diciembre lograran llegar a acuerdo y aprobar cinco de los seis puntos de su petitorio reducido, que rescataban “los puntos más básicos” de la dilatada negociación.

 Estos consisten en turnos de cinco días de trabajo por dos de descanso, derecho a colaciones igualitarias, pago de los días en huelga, revisión de la tabla de remuneraciones y pago de horas nocturnas. Sin embargo, no pudieron llegar a acuerdo sobre la carrera funcionaria, ya que la compañía argumentó que la mejora de este ítem “no dependía de ellos”.

 Pese a salir “humo blanco”, los trabajadores reconocen no haber quedado del todo conformes. Así lo expresa Rolando Leiva, dirigente del sindicato de Trabajadores de Tracción, Afines y Conexas de la Empresa de Trenes Metropolitanos S.A: “Al final nos dimos cuenta de que esta no fue una lucha del sindicato contra la empresa, sino que había una colusión entre el gobierno, Tren Central, Ferrocarriles del Estado, los ministerios de Transporte y del Trabajo y la dirección del Trabajo, que se pusieron en contra de nosotros y tuvieron conductas desleales”.

 “Además del tema de los buses (ver nota anterior), también hubo otras cosas raras. Incluso en la mediación que tuvimos hubo un momento donde el mismo director regional del Trabajo comenzó a decir que cuándo íbamos a terminar con la cuestión (la huelga)”, agrega.

 Para Leiva, “si hubiera sido una lucha solo con la empresa hubiéramos ganado, pero contra el Estado, como nos pasó a nosotros, no teníamos ninguna posibilidad. Ahora nos queda ese gusto amargo de que la lucha sindical en Chile no es equitativa”.

 Gusto amargo que, afortunadamente, lograron suavizar al constatar la gran convocatoria que tuvo la huelga: “El comportamiento de los trabajadores fue ejemplar. Eso te da a entender que los trabajadores están con la camiseta puesta. Venía la Navidad y fiestas importantes y aún así los trabajadores no bajaban los brazos”, finaliza.