.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

Salvador Castro: más de 60 años de dirigencia sindical


ENTREVISTA: Ha sido dirigente sindical por más de 60 años y en su larga trayectoria más de algún sindicato formó. Hoy preside el Consejo Ejecutivo de la CONSFETEMA que tiene más de 10 mil trabajadores asociados a lo largo de nuestro país, entidad que el mismo formó el año 1958. A continuación la historia de Salvador Castro Hidalgo,  uno de los dirigentes sindicales más antiguos de nuestro país.

Por Francisco Morón M.

Su pasión por el trabajo sindical lo caracteriza y nos ayuda a entender por qué Salvador Castro Hidalgo de 82 años, continúa siendo parte del movimiento sindical. Para muchos aquella edad es para disfrutar junto a los suyos y desligarse de todas las preocupaciones, pero para este hombre, así no es la cosa. Asegura que él morirá haciendo lo suyo, claro, si los trabajadores lo continúan respaldando.

Ha sido dirigente sindical por más de 60 años pero la mayoría del tiempo lo ha dedicado a la Confederación Nacional de Sindicatos y Federaciones de Trabajadores Electrometalúrgicos, Mineros y Automotrices (CONSFETEMA), entidad sindical que él mismo ayudó a conformar el año 1958. Hoy  ocupa el cargo de presidente del consejo ejecutivo de la entidad que agrupa a más de 10 mil trabajadores a nivel nacional.

Sin lugar a dudas, el hecho de estar tanto tiempo ligado al mundo sindical le ha traído más de alguna complicación, sobre todo en su vida personal.  Asegura que gracias al apoyo de su familia ha logrado continuar con esta gran labor. Junto a esto nos relató algunas de sus principales anécdotas dentro de sus 82 años de vida y realizó una evaluación sobre el movimiento sindical. Según Salvador Castro ,con más de 60 años de experiencia en esta materia, este es el momento de realizar los cambios necesarios que permitan devolverle al mundo sindical lo perdido durante décadas.

¿Cuáles fueron sus primeros pasos en el mundo sindical?

Desde muy joven comencé a unirme al mundo sindical, aunque usted no lo crea, yo partí siendo dirigente deportivo del desaparecido equipo “Salvador Juniors” de la comuna de Providencia. Llegué a ocupar el cargo de presidente del club y ahí estuve por algunos años. Tras eso entré a trabajador a la empresa Philips el año 1954 y junto a otros compañeros formamos el primer sindicato, donde fui presidente por 15 años.

Usted también fue fundador de la CONSFETEMA, confederación que preside hoy. ¿Cómo y por qué se formó?

Mientras estaba trabajando en Philips, el año 1958 nació la CONSFETEMA como una necesidad del momento cuando el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo dio puerto libre a Arica. Ahí tuvimos que organizarnos porque todas las industrias electrónicas se iban a instalar allá por la franquicia tributaria que entregaba el gobierno, por lo que despedían a los trabajadores en las distintas plantas del país. Como trabajadores del rubro decidimos agruparnos para frenar los despidos y otras injusticias y ahí nació CONSFETEMA que hasta el día de hoy sigue más vigente que nunca y con más de 10 mil trabajadores.

¿Cuál es la labor que realizan como confederación?

Nosotros desde el inicio, y hoy más que nunca, hemos estado preocupados por la capacitación de los trabajadores. Creemos que un dirigente no capacitado es poco lo que puede representar y ayudar a sus trabajadores. Permanentemente estamos organizando cursos, seminarios y conferencias a lo largo de nuestro país, ya que muchos de nuestros trabajadores son de regiones. Además hace poco tuvimos en encuentro en Olmué donde delineamos los objetivos y las tareas que tenemos para este año.

¿Cuál es su opinión sobre el movimiento sindical en nuestro país?

Personalmente creo que el movimiento sindical cada vez va empeorando. Muchos de nuestros compañeros no hablan mucho de unidad, cada día estamos más separados. Prueba de esto es que el año 1972 teníamos un 32% de afiliación sindical y existía una sola central. Hoy siendo generosos, tenemos apenas un 12% de afiliación y existen tres centrales, entonces cada vez la cosa está peor. Los dirigentes sindicales no están comprometidos como deberían con el movimiento y hay muchos que no son creíbles y les han hecho un daño tremendo al sindicalismo. Otro punto importante es la capacitación permanente, yo llevo más de 60 años como dirigente y todavía continuo capacitándome. Hay dirigentes que con suerte llevan un año y ya creen que se las saben todas, eso está pésimo.

¿Y que se debería hacer para mejorar esta situación según usted?

Es imprescindible que cambiemos la mentalidad sindical, ya no sólo tenemos el deber de llevarles a las autoridades, tanto de gobierno como al parlamento, los reclamos. También tenemos que entregar las propuestas y antecedentes, sino no sacaremos nada.

A su juicio, ¿cuáles son las principales demandas del movimiento sindical?

Se tiene que eliminar el multirut, muchos de los malos empresarios hacen uso de estos resquicios para que no se formen sindicatos en las empresas, para no entregar utilidades y para no pagar impuestos. En cuanto a la negociación colectiva es imprescindible que se tome como piso lo que existía en el convenio colectivo anterior y se tienen que eliminar los grupos negociadores, que solamente negocien los sindicatos. Y lo último, es que el derecho a huelga debe ser como lo indica la OIT, no como lo hacen en Chile con reemplazos. Eso no es derecho a huelga, son huelgas ficticias. Todos los gobiernos, desde el año 73 en adelante, nos han quitado la posibilidad de tener aportes sindicales y eso es debilitar el movimiento. Antes los sindicatos tenían sedes, lugares de recreación y vacacionales y hoy día no tienen ni secretaria, no hay recursos.  Hoy la gente está más optimista y creemos que este es el momento para conseguir las cosas, si no después será prácticamente imposible. La clave es que todos estemos en una misma línea, lo que es bastante complicado por la falta de unidad.

¿Cómo lo ha hecho para seguir vigente como dirigente sindical por más de 60 años?

Yo no podría responder esa pregunta, tendrían que decirlo mis compañeros, por qué me tienen aquí y por qué me respaldan. Lo único que sé, es que si estoy metido aquí es porque tengo que responder al cargo. Siempre he sido un hombre organizado y eso me ha favorecido, si uno se programa como corresponde hay tiempo para todo, familia, trabajo, etc. Felizmente puedo decir que siempre he tenido el respaldo de mi familia y he podido entregarme a esto.

¿Cómo se toma eso de ser un dirigente histórico en nuestro país, quizás el con más años encima?

La verdad es que el tiempo me dio esto y nada más. Los compañeros me piden que siga y bueno aquí estoy, eso debe ser porque me respaldan y bueno usted lo puede ver aquí en mi oficina con todas las fotos y reconocimientos

¿Y qué es lo que le han dejado estos 60 años de trabajo como dirigente sindical?

Me han dejado muchas cosas, entre ellas algunas anécdotas: cuando estaba Solari como Ministro del Trabajo por primera vez hice un reclamo contra el director del trabajo de cierta región y estaba doña María Ester Feres y ella me dijo, “no esto no puede ser”, mientras que Solari le dijo si lo está diciendo Salvador es así y me respaldó. En estos 60 años he conocido y compartido con mucha gente, de todas las clases y colores políticos. También conozco más de la mitad del mundo gracias a mi trabajo y diferentes congresos y charlas que he tenido que dar.