.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

PRODEMU efectúa escuela de verano para trabajadoras de casa particular


NOTICIA: Con el apoyo de la Fundación Promoción y Desarrollo de la Mujer (Prodemu), el Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular (Sintracap) realizó una escuela de verano, actividad dirigida a cerca de cuarenta dirigentas y socias de la agrupación y que se llevó a cabo durante dos días en la sede de la entidad, en la comuna de Santiago.

[Santiago, 26 de enero 2015] En la jornada se dictaron charlas sobre género, liderazgo y participación, mujer y trabajo, autocuidado y cuidado de otros, la nueva ley para trabajadoras de casa particular oratoria y fortalecimiento organizacional y expresión corporal.

Pamela Farías, directora nacional de Prodemu, señaló a Sindical.cl que colectivos de mujeres como Sintracap o la federación que agrupa a las demás asociaciones, “son muy valiosas y han avanzado mucho en sus reivindicaciones”.

“Es por eso que la formación en muy importante para el sector, pero tienen al debe los aspectos vinculados al liderazgo y fortalecimiento organizacional por mucho que sean grupos pequeños, pero con alto impacto y dificultados de organización y pocos socios. Por tal motivo, son relevantes estas escuelas, que son herramientas para que ellas pueden ejercer de mejor forma su rol de dirigentas y así crecer como personas, lo que de verdad valoramos”, comentó.

De acuerdo a la autoridad, el gran tema pendiente “es la asociatividad. Efectivamente, tanto Sintracap como Anecap y Sindiucap son sindicatos pequeños, pero por la realidad propia del trabajo en las casas particulares puertas afuera, donde salen muy temprano a laborar en un hogar que no es el tuyo y después llegan tarde al suyo y hacerse cargo de su hogar, lo que hace muy difícil la participación sindical”.

“Y en el caso de las mujeres que trabajan puertas adentro, hay que pensar que tienen familias y que, además, le dedican tiempo a venir a las escuelas. Lo bueno es que el trabajo puertas adentro está disminuyendo, llegando sólo al 2% de la fuerza total de trabajo (el 10% es puertas afuera)”, agregó.

Farías dijo también que hay un “factor cultural” a destacar. “Las trabajadoras de casa particular, por lo general, no se asumen como tal. Sindicalizarse es asumirse. De hecho, las que son más jóvenes lo ven como algo transitorio y de paso o por mientras tanto, lo que complica la sindicalización. Además, de las 350 mil trabajadoras son pocas las que conocen la ley y apenas son mil las asociadas”.

Falta conciencia

A su vez, Ruth Olate, presidenta de Sintracap, expresó que “siempre estamos buscando la forma de ayudar a nuestras compañeras a conocer sus derechos, educarse, subir su autoestima y sanar sus mentes, a causa del maltrato psicológico que se sufre”.

“Por eso nos acercamos a Prodemu, porque queremos que éste escuela sea la primera de muchas”, añadió.

A manera de queja, la dirigente sostuvo que “hay varias personas que no le toman el peso a lo que nosotras estamos haciendo y la importancia que tiene el estar en un sindicato. Gracias a esto logramos una ley de jornada laboral. El tema es que siempre está llegando gente y saliendo gente. Vienen a buscar información y cuando tienen una necesidad vuelven, pero al rato desaparecen”.

“No hay una nómina fija de socias y eso hace difícil que nos reunamos con más trabajadoras, pero creo que por culpa de la falta de conciencia de nuestras compañeras. Tenemos que llegar más hacia las que trabajar puertas adentro, aunque sean menos que antes. Esperamos que con la nueva ley se entienda que si no estamos juntas es difícil que logremos avanzar”, concluyó.