.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

Mujeres de la región de Antofagasta fortalecen su liderazgo laboral y sindical


COLLAGe-rojo-vicaría (1)NOTICIA: Fomentar la cantidad de mujeres en cargos de representación sindical o de liderazgo en sus organizaciones es el objetivo de la Escuela de Formación, Mujeres Líderes 2020 en la región de Antofagasta.

Este viernes 27 de noviembre finaliza la escuela de formación,  proyecto ejecutado por la Vicaría Pastoral Social Caritas en alianza con  Caritas Calama, financiado  por la Subsecretaría del Trabajo – Fondo de Formación Sindical y Relaciones Laborales Colaborativas  (FFS) – Departamento de Diálogo Social 2020.

Cabe destacar la participación de 55 mujeres trabajadoras proveniente de ámbitos como comercio, servicios y educación , de ellas un número de 16 fueron mujeres entre entre 18 y 29 años,  un rasgo que destaca la apuesta por  potenciar también el liderazgo de jóvenes.  “En este proyecto nos comprometimos con que el 30% de las participantes serían mujeres de 18 a 29 años, a fin de potenciar nuevos liderazgos y renovación en la dirigencia sindical, y el segundo enfoque  que consideramos fue el de género, donde la propuesta específica fue desarrollar un conversatorio con organizaciones locales para analizar las inequidades, brechas y barreras de género de la región”, señala Alisson Aguilar, coordinadora de la línea acompañamiento laboral y sindical.

La iniciativa contempló  63 horas pedagógicas, con  sesiones de capacitación  dirigida a trabajadoras y dirigentas sindicales interesadas en el ámbito sindical o en fortalecer sus habilidades de liderazgo.  Los cursos a los que pudieron acceder en esta experiencia fueron: Normas laborales, derechos fundamentales, salud y seguridad en el trabajo, herramientas digitales, liderazgo y comunicación, prevención de maltrato y acoso laboral y sexual, sistema de protección social gubernamental para las mujeres, entre otros.

Romina  Eyzaguirre Barraza comenta que la experiencia fue muy positiva para ella, “la escuela me aclaró muchas dudas especialmente con respecto al tema del   contrato de trabajo y el de la discriminación porque antes del curso no me había dado cuenta  de la discriminación por ser mujer  que yo viví”.

El conocimiento adquirido ayudó a Romina a reforzar el liderazgo.  “Si se da la oportunidad de ingresar en un sindicato me siento preparada, esta escuela me ha permitido tener mayor conocimiento sobre el cuidado de uno mismo, sobre mis derechos  y todo esto  me permite ayudar a otras personas”.

Para el padre David Vargas, Vicario de la Pastoral Social Calama, la Escuela representa un impulso para la mujer, “para que sea protagonista, se empodere en esta sociedad y pueda tomar decisiones en momentos críticos”. Además valoró el aporte de la mujer para refrescar la mirada sobre la sociedad y la provincia.