.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

Juan Díaz: “Hace 30 años atrás decir florista era decir delincuente”


ENTREVISTA: A propósito del 14 de febrero y el aumento en la venta de flores, el Presidente de la Comunidad del Terminal de Flores de Santiago, nos contó cómo se prevé el Día de San Valentín para este año, su vida como vendedor de flores y como ha cambiado la imagen que tiene la gente respecto de este oficio.

Juan Díaz Espinoza, comenzó trabajando de junior en la Pérgola de las Flores, y luego se unió con un grupo de floristas para construir el Terminal de Flores de Santiago en la comuna de Independencia, donde actualmente es presidente. Tiene 70 años, y ha dedicado 58 al rubro de las flores. Vive a 10 minutos en auto de la pérgola, precisamente porque los horarios de trabajo son extenuantes.

Cuenta que antes ser florista, era sinónimo de delincuente, la gente no sabía que significaba. Hoy ha cambiado la imagen que tienen de ellos, y también el trato que se les da. Cree que ser florista es una tradición familiar, sin embargo no le preocupa que sus hijos continúen con su negocio.

¿Cómo llegó al negocio de las flores?

Mi familia era comerciante de flores en la calle. Me inicié en un local que estaba en la Estación Mapocho, en ese tiempo era el junior, el niño de los mandados y ayuda a hacer el aseo, con la edad de 12 años, porque en ese tiempo cuando uno salía de la básica tenía licencia para trabajar. Ahí empecé, yo relacionándome con agricultores y comerciantes por mayor en flores, y ahora soy comerciante al por mayor.

Luego nos decidimos a formar este terminal de flores, que tiene una antigüedad de 32 años, es el más antiguo de acá, pero el gremio de floristas tiene alrededor de 100 años, porque está desde que empezó a funcionar el ferrocarril Santiago- Valparaíso.

¿Cómo funciona la organización del Terminal de Flores?

La comunidad esta compuesta por 60 locales, que somos los más antiguos, y manejamos aquí un sistema comunitario donde todos somos independientes en el comercio, nada más que por los locales estamos aglomerados en un conjunto.

No tenemos sindicato, tenemos una comunidad,  compramos un sitio acá, lo dividimos en 60 pedazos, construimos los locales, pero la comunidad se dedica a mantener el orden, pero en los negocios no se mete.

Acá funciona como los edificios, tenemos una especie de conserje que es el administrador, con un sueldo, el barredor también pertenece a la comunidad, se les paga, tenemos un medidor de agua potable, después se ponen remarcadotes, cosas así. Tenemos un reglamento, con un juez que dictamina si alguien se desbanda ese árbitro le pasa la multa, porque hay un reglamento interno que multa al socio sino cumple su obligación.

Existe una cuota mortuoria obligada, pero cuando fallece tenemos la obligación todos los socios dueños de colocar un 0.60 de una UF, que son como $14 mil, somos como 80, entonces con eso alcanza para que hagan su funeral. No hacemos un fondo, porque se prestaría para que estuviera la plata depositada, y se ocuparía en otras cosas, en cambio acá es obligación que fallece el socio e inmediatamente se hace el cheque.

Para construir este mercado, nosotros nunca pedimos aportes fiscales, municipales, lo más lejos que hemos llegado es pidiendo a las autoridades municipales una flexibilidad pidiendo permisos, patentes. Aparecen pidiendo obligaciones que no teníamos idea, y nos dan el tiempo para regularizar, nos han dado apoyo burocrático

¿Es sacrificado?

Bueno uno se acostumbra tanto que después no lo siente, pero si es sacrificado, porque por ejemplo hoy día estamos acá desde las 4:30 de la mañana, y el día corriente a las 5:30 o 6:00, y por lo general trabajo hasta las 15:00 horas, pero el terminal esta abierto hasta las 21:00 aproximadamente.

Se abre toda la semana, incluso fines de semana, sólo el día lunes se abre más tarde a las 7 de la mañana, y funciona lento porque no llega mercadería ese día, pero si se hace aseo en los locales,  se organiza, como también hay gente que se dedica a vender y se mantiene  hasta las 21:00 horas otra vez.

Por ejemplo en fechas como año nuevo, igual abrimos porque como estos son negocios familiares, uno se mantiene de esto.

Acá uno es su propio jefe, pero si la mayoría tiene personal, pero más es una costumbre familiar, porque los empleados pasan a ser amigos. Se maneja un sistema que no hay horario, de repente un empleado no trabaja las 45 horas, se mantienen 10 horas, depende del trabajo que hagan. Acá en mi local somos 4 trabajadores, pero en promedio son 5 personas por local.

Con tanta competencia de flores, ¿es rentable?

La gente de todo el país, viene a comprar flores acá no más, por ejemplo si alguien se instalará fuera del sector, no le va tan bien como a nosotros juntos, es como una colmena, si estamos todos juntos somos fuertes. Si estuviésemos separados no sería tan rentable, y lo ha comprobado la gente que ha abierto locales en otros lados, no les va bien. Durante una vida aquí uno se hace su clientela, tiene un ritmo de trabajo. Cuando uno trabaja afuera, como particular, la gente tiene que pagar un local, y tiene un costo diferente los arriendos, las ubicaciones son distintas. Acá nosotros construimos éste terminal  y no pagamos arriendo, en cambio el arriendo de un local para flores, esta alrededor de los $500 mil a un millón.

¿Cuáles son las fechas con mayor demanda?

Las fechas que nosotros esperamos son el 14 de febrero, después viene el día de la mujer, que es el 8 de marzo, el día de la madre y del padre, el 15 de agosto. En invierno también es bueno porque escasean las flores, hay una demanda mayor porque no hay competencia, después viene el 18 que es un mes más o menos regular. Mucha gente se dedica ciertos días a trabajar, porque van fuera de Santiago a buscar flores. Otras fechas buenas son el 1 de noviembre, 12 de octubre, el mes de María,  la pascua y año nuevo.

Sin embargo, la mejor fecha es el día de la madre y el 14, que es complementario, porque se saluda a las dueñas de casa, la gente va a ver a sus mamás al cementerio, y sus parejas. Pero también se produce algo bien especial todo depende del contacto que uno tenga esos días, y tener la mercancía que realmente se este vendiendo, porque todo el mundo quiere llegar con mercadería ese día, y por lo tanto bajan los precios. No es una cosa así como la pascua que es estándar, porque las industrias que hacen eso mecánicamente venden más, acá no, porque es la naturaleza es la que da.

¿Cómo se prevé el 14 de febrero este año?

El 14 de por si es bueno, pero depende del día que acá en Santiago se celebre. Por ejemplo, este año no se proyecta muy bien el 14 porque es día sábado, muchos esposos se van a la playa a ver a sus señoras que están veraneando mientras ellos están viudos de verano. No hay atenciones alrededor, la gente viaja mucho ese día sábado, y las oficinas están cerradas,  entonces comúnmente se les hace una atención a las secretarias, aunque no sea el día, siempre se le hace una atención a la mujer, igual que el 8 de marzo.

Los sábados son malos, igual cuando es día domingo, entonces esos días también influyen. Pero lo que se vende sí o si para el 14 son las rosas y los claveles, rojas y blancas, es como salir del paso regalar una rosa.

¿Quiénes vienen a comprar?

Principalmente los mismos comerciantes, y una parte particular que se ha pasado la propaganda de boca en boca que aquí es al por mayor por ejemplo, pero aquí nosotros no contabilizamos las flores de a una, sino que de25 a50.

¿Qué opina su familia de este trabajo?

Les gusta pero no vienen mucho, tengo un hijo que trabaja conmigo pero en realidad todos tienen su profesión, casi la mayoría de los hijos de nosotros los floristas ven lo sacrificado que es, y no les agrada mucho el sistema, eso hace que se dediquen a una profesión distinta. Hay hijos trabajando con sus padres, pero por diferentes motivos, pero para una persona que es joven y vea esto, es que nosotros a veces no respetamos e día sábado ni domingo, o el horario común, aquí si hay negocio, nosotros por obligación estamos hasta las 10 de la noche, en cambio con horario flexible que trabajen las 7 horas que corresponden, se manejan los muchachos. De hecho los que plantan y cosechan flores, esta escasa la mano de obra, porque ahora todos prefieren ir a trabajar a las minas en vez del trabajo de campo, no es como antes que sobraba la mano de obra, y ahora es más cara, entonces eso repercute acá.

¿Cree que sus hijos continuarán con el negocio familiar?

No, porque como uno ha pasado por todo esto como un trabajo que hace poco es bien catalogado, y es mejor vista porque se ha estudiado mucho, pero hace 30 años atrás decir florista era decir delincuente.

Si tu vez la obra de teatro La Pérgola de las Flores, te vas a dar cuenta en el trasfondo de eso, que hay delincuencia, hay prostitución, hay gente en la calle, gente durmiendo en los puestos. Ahí se muestra una imagen que la gente no ha logrado detectar, uno ve la obra, pero no ve el trasfondo.

Hace 40 años atrás cuando yo empecé, al decir florista  la gente no sabían de qué se trataba, entonces tú veías un florista con un canasto, con su pañuelo al cuello, una tremenda cuchilla en el canasto, eso daba una mala imagen, además como somos independientes tenemos una manera de ser distinta, no es como cuando tiene una disciplina de horarios. Yo por lo menos me disciplino porque mi mujer trabaja en otra cosa y tenemos otros horarios.

¿Esto lo hace feliz?

Por supuesto, yo no serviría para trabajar en otra cosa, me gusta el comercio, podría trabajar en otros comercios. A los 18, me arranque dos meses, y trabaje en otras cosas, pero volvía inmediatamente a esto. Aquí años atrás no es como ahora que hay flores todos los días, se perdían las flores un mes a veces.

¿Hay alguna anécdota que le gustaría recordar?

Acá vino el presidente Piñera, que se impresionó de ver esto, porque el sabía que esto era de Chile, ni que el Estado no había puesto ni un peso. Vino el Ministro de Agricultura también, después vienen y se toman el cargo como que ellos hubieran construido también, pero como nosotros no participamos en política ni en religión, esta cortado todo eso.

Acá vienen constantemente turistas, políticos que andan comprando flores, el ex presidente Patricio Alwyn venía siempre con su señora, y varios políticos, pero uno los ignora no más para que puedan comprar tranquilos.

¿Les daría algún consejo a otros floristas?

Primero que nada tienen que empezar de abajo, me ocurrió a mí, una vez yo puse un puesto en plena Providencia y no resulto, porque lo pusimos como diciendo: aquí estamos nosotros. Así no funcionan las cosas, esto tiene que empezar de a poco, el que quiere ser florista tiene que primero empezar a hacer una clientela ambulante, después esa clientela la captura y se instala, ojala en la casa o un lugar que no pague arriendo, si vienen con mucho capital lo pierden, y eso ha pasado, duran 6 meses o un año, pero se dan cuenta que se han estado dando vueltas. Finalmente este es un  negocio de tradición.