.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

En el sindicato del teatro municipal consideran una vergüenza reajuste de 1,1%


tms1NOTICIA: El pasado miércoles 11 se dio inicio a la huelga del sindicato de técnicos del Teatro Municipal de Santiago, esto por el mínimo reajuste del 1,1% que la corporación ha ofrecido como única propuesta.

[Santiago, 17 de octubre de 2017] Este martes 17, la dirección del Trabajo obligó a la corporación a participar de una mediación en la cual volvieron a presentar un reajuste del 1,1 % y variaciones mínimas en bonos diferenciados, todo ello ordenado, según la presidenta del sindicato, Emelyn Valenzuela, por el alcalde de Santiago y presidente de la corporación cultural: Felipe Alessandri.

Manuel Meza, miembro del sindicato indicó que los técnicos están trabajando 14 horas diarias, no tienen días libres, tienen horarios disparejos y los bonos no son imputables a las horas extraordinarias, por lo tanto, la perdida es significativa y no pueden programar su vida familiar.

Para la presidenta del sindicato también es importante destacar que la corporación en vez de un reajuste, prefiere dar un bono que actualmente varía por cargo y no les entrega estabilidad a los trabajadores. Este beneficio fluctúa ente los $5.000 y $17.000.

“El cuento de los bonos no nos sirve de nada”, aseveró Meza. Y agregó que “lo más probable es que lo perdamos en la próxima negociación, porque nos pueden quitar el bono cuando quieran. Yo soy jefe (de los técnicos) y mi bono mensual es de $9.000. Esto es como una administración del terror, nadie puede decir nada ni reclamar sus derechos”.

El sindicato tiene paralizada toda la parte técnica del Teatro: los talleres que atienden escenario, algunos de realización, además de las áreas de vestuario, pintura, iluminación, tramoya, escenógrafos, pintores escenográficos, sonido y utilería.

Sin embargo, la semana pasada miembros del sindicato pusieron una demanda en la Inspección del Trabajo porque constataron reemplazo durante huelga. Según los trabajadores, actualmente hay gente en las cortinas, luces y sonido.

Emelyn Valenzuela, se refirió al funcionamiento del teatro durante la huelga: “Las óperas se están haciendo como concierto: Con orquesta, cantantes, solistas y coro. Sin vestuario ni escenografía, los eventos se hacen igual. Todas las personas que se han dispuesto a comprar una entrada para ver una obra como Lady Macbeth se han encontrado sentadas frente a un coro sin escenografía, sin iluminación y sin vestuario en una especie de concierto sin la magia de una producción en su totalidad. Como trabajadores estamos muy apenados por no haber podido exhibir en dicha obra el trabajo que estamos realizando hace semanas”.

El sindicato afirmó preferir antes que lo económico, una organización que se involucre con sus trabajadores. De hecho, respecto al reajuste señalaron tener una postura flexible, aunque de todas formas la presidenta señaló que consideran una vergüenza el 1,1% ofrecido, pensando que en la negociación anterior obtuvieron un 3,5% de aumento en sus salarios.