.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

El trabajo decente marcó celebración de San José Obrero en Santiago


foto_0000001720190501122258Dirigentes sindicales, autoridades, empresarios, y por sobre todo trabajadores, llegaron la tarde del martes 30 de abril al Santuario del Padre Hurtado para participar de la misa de San José Obrero, presidida por el Administrador Apostólico de Santiago monseñor Celestino Aós.  En la misa, previa a la conmemoración del Día Internacional del trabajo,  el vicario de la Pastoral Social Caritas, Jorge Muñoz SJ,  abogó al trabajo decente.

[Santiago, 02 de mayo 2019]  En la misa, el padre Jorge Muñoz SJ,  señaló que como Iglesia “Promovemos el trabajo decente como expresión de la dignidad esencial de todo hombre o mujer: un trabajo libremente elegido, que asocie efectivamente a los trabajadores, hombres y mujeres, al desarrollo de su comunidad; un trabajo que, de este modo, haga que los trabajadores sean respetados, evitando toda discriminación; un trabajo que permita satisfacer las necesidades de las familias y escolarizar a los hijos sin que se vean obligados a trabajar; un trabajo que consienta a los trabajadores organizarse libremente y hacer oír su voz; un trabajo que deje espacio para reencontrarse adecuadamente con las propias raíces en el ámbito personal, familiar y espiritual; un trabajo que asegure una condición digna a los trabajadores que llegan a la jubilación”.

Tras ello, el Vicario expuso cuatro preocupaciones y desafíos valóricos para un trabajo decente. 1) Un modelo económico que ponga a la persona al centro del trabajo, 2) Un sueldo ético y justo en todas las empresas, 3) Un movimiento sindical más unido por el bien común y 4) Una protección social solidaria garantizada por el Estado.

Amalia Pereira, vicepresidenta de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, valoró la importancia que le da la Iglesia, al mundo del trabajo. “Nos parece excelente la reflexión fundamentalmente en este periodo donde las relaciones están complicadas para el mundo del trabajo. Tenemos una alta tasa de cesantía y de vulneración de derechos, junto con que nos enfrentamos a un futuro proyecto que dice modificar cosas de la reforma laboral. Sin embargo vemos que el recogimiento y acompañamiento que nos va hacer nuestro señor Jesucristo, para caminar por el camino del dialogo social y del trabajo decente. Creemos que por ahí va el camino, por la conciliación y sinceridad. La CUT cada vez más presente para dar pasos de dialogo social”, finalizó la trabajadora y dirigenta.

Por su parte Alfonso Swett, Presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, CPC, valoró la unión en el día de San José Obrero. “Para nosotros es una alegría estar acá y también una esperanza. Hoy nos hemos juntado, Iglesia, trabajadores, empresarios, la misma OIT, gente del gobierno, y todos bajo un único y mismo techo que es el Señor, sí que muy contento”, finalizó.

Tras la eucaristía, el obispo Celestino Aós, saludó uno por uno a todas y todos los trabajadores y trabajadoras que repletaron la tumba de San Alberto Hurtado en la previa del Día Internacional del Trabajo.

La Vicaria Pastoral Social Caritas y el mundo del trabajo

Como herederos de la ex Vicaría Pastoral Obrera, la Vicaria Pastoral Social Caritas, realiza muchas acciones en función de los trabajadores. Estas buscan, principalmente, el reconocimiento de su dignidad laboral.

Felipe Guala, jefe del área Animación laboral, contó más detalles sobre las líneas de trabajo. “En la actualidad tenemos cuatro líneas de trabajo. Una de promoción de derechos laborales donde estamos realizando un trabajo fuerte para promover el respeto a los trabajadores migrantes, otra línea de acompañamiento al mundo sindical, donde realizamos espacios formativos para ellos, asesorías y acompañamientos a los dirigentes, otra línea de medios de vida, donde buscamos poder mejorar las habilidades de las personas para que puedan tener un trabajo o un emprendimiento y la línea pastoral, donde acompañamos a las comunidades cristianas de trabajadores. Son muchas las acciones que realiza la Iglesia, y esta apuesta por un trabajo decente, no es más que reafirmar el compromiso de la Iglesia por el mundo del trabajo y por la dignidad de los hijos e hijas de Dios”, finalizó.