.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

Dirección del Trabajo cursó multas por más de 90 millones por no respetar derecho a colación


SEREMI COMIDA SALUDABLE DONDE ZACARIAS  9NOTICIA: Más de un centenar de multas ha cursado la Dirección del Trabajo en los últimos dos años por infringir la hora de colación, por lo que la Seremi del Trabajo y Previsión Social, Paola Vidal, hizo un llamado a los empleadores a respetar este derecho de los trabajadores.

[Santiago, 7 de febrero 2019] La autoridad visitó el restaurant “Donde Zacarías”, cuyo dueño Zacarías Alarcón se sumó a la campaña por “Por una mejor alimentación de los trabajadores en la Región Metropolitana”, al entregar frutas y agua a las personas que llegaron hasta el tradicional local en el centro de Santiago.

“Es muy importante ir sumando esfuerzos para cumplir la normativa y que nuestros trabajadores coman sano, que se nutran de una buena alimentación más actividad física, porque favorece la salud, aminora el riesgo de enfermedades, disminuye el ausentismo laboral y aumenta la productividad del país”, señaló Vidal.

Durante los dos últimos años, la Dirección del Trabajo ha realizado 323 fiscalizaciones, de las cuales 103 terminaron con multas, que sumaron $90.818.238. En la Región Metropolitana, fueron 26 multas por $29.821.677.

Las infracciones fueron por: no otorgar el derecho, dividir la jornada por un tiempo excesivo para colación, no empezar el descanso de media hora para colación entre las 3,5 y 5 horas de iniciado el turno, no mantener instalaciones adecuadas para la colación, y no registrar el otorgamiento del descanso para la colación, entre otras.

“Este es un derecho que los empleadores deben otorgar y los trabajadores deben hacer cumplir, por lo que hacemos el llamado a cumplir la normativa laboral. En caso contrario, se debe hacer la denuncia ante la Dirección del Trabajo”, señaló la Seremi Paola Vidal.

Según las últimas cifras de la Organización Internacional del Trabajo, (OIT), en Chile el 30% de los trabajadores no almuerza regularmente, un 39% de no recibe ningún tipo de beneficio de alimentación por parte de sus empleadores y el 22% no dispone de un lugar para comer.

En ese sentido, el organismo señala que una alimentación no adecuada puede causar pérdidas de hasta 20 por ciento en la productividad laboral. Y pese a que para muchos almorzar durante la jornada de trabajo es algo básico o rutinario, lo cierto es que no es para nada común, sobre todo considerando que según la misma institución el 30% de los chilenos no lo hace por falta de tiempo o recursos.

“Se debe incorporar a la dieta variedad de cereales integrales, legumbres, verduras y frutas propias de la estación. También es fundamental aumentar el consumo de agua. Y algo muy importante también que las empresas faciliten el acceso a una alimentación saludable”, recomendó la autoridad.

“Estamos apoyando esta campaña, porque lo que hemos incorporado a nuestro tradicional menú platos vegetarianos y fruta en el postre. Así que la idea es consumir alimentos sanos y tenerlos disponibles para los trabajadores”, señaló Zacarías Alarcón.

Un estudio de la Universidad Alberto Hurtado determinó que con un aumento de sólo el 1% en el gasto óptimo de alimentación, no sólo el trabajador presentaría mejoras físicas, mentales y productivas, sino que también se incide en un mayor ahorro para las empresas y el Gobierno por concepto de productividad. Con esto, el Producto Interno Bruto mostraría un alza de 0,3% en un plazo de cinco años.

Según los datos de la última Encuesta Nacional de Salud el 31,2 por ciento de la población adulta sufre obesidad, un 39,8 por ciento sobrepeso y un 3,2 por ciento obesidad mórbida. El mismo estudio presenta alarmantes números sobre sedentarismo, el cual alcanza el 86,7 por ciento en la población mayor de 15 años, llegando a un 90 por ciento en el caso de las mujeres.

A ello se suma el director regional del Instituto de Seguridad Laboral (ISL), Enrique Carrasco, quien informó que el servicio dependiente del Ministerio del Trabajo y Previsión Social realiza las denominadas “Pausas Saludables” en las oficinas, con el fin de promover una cultura preventiva que contribuya a mejorar la calidad de vida y prevenir enfermedades laborales.