.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

Cajero de Peaje: “Para cobrar llega hasta el gerente, pero para los robos nadie”


ENTREVISTA: El primer presidente de Cajeros del Peaje de Lampa, nos contó como es el trabajo en una caseta de peajes, las condiciones laborales que deben soportar, y como ha cambiado esto con los años, gracias a la lucha que ha dado el sindicato.

Álvaro Pablo Reyes Calderón, tiene 46 años, lleva más de una década trabajando en casetas de peaje. Llegó por un aviso donde el trabajo parecía tranquilo, pero jamás se imaginó cómo eran las condiciones laborales al interior del peaje. Comenzó en el Peaje Los Libertadores, y hace 4 años llegó al Peaje de Lampa.

Actualmente es el presidente del Primer Sindicato de Cajeros de Peaje de Lampa. Cuenta lo difícil que fue formar un sindicato, en un lugar donde se les mentía a los trabajadores respecto de las leyes laborales.

Hoy se han ganado el respeto de la empresa, los abusos han disminuido y cosas tan básicas como ir al baño, se consiguieron gracias al trabajo del sindicato.  Sin embargo, las condiciones de seguridad no han variado mucho, razón por la que el sindicato no cesa de trabajar.

Trabajar en casetas de peaje

¿En qué consiste su trabajo?

Nosotros trabajamos en la Autopista Aconcagua, donde nuestro mandante se llama Global Vía, pero trabajamos para Eulen Chile S.A. Básicamente cobrar a los autos, estar ahí y luego entregar el dinero al tesorero que se encuentra dentro de la oficina.

¿Las condiciones de higiene?

Pésimas, jabón por ejemplo hay, pero siempre tenemos que estar peleando cuando se acaba, porque se demoran dos o tres días en reponerlo. Aparte de ser dirigente, yo soy el presidente  del comité paritario, que es casi una falencia, porque yo tengo que echar encima mi cargo como dirigente para que se respete las normas de higiene y seguridad.

Antes que se formara el sindicato, las condiciones de agua eran pésimas porque el agua es de pozo, hervían el agua para tomarla. Aquí nosotros no tenemos agua potable para beber, tenemos que beber agua de bidón, porque el agua que nosotros nos lavamos las manos y vamos al baño es un agua de pozo.

¿Cómo funciona el transporte de los trabajadores de las casetas de peaje?

Tenemos transporte, pero estamos con un litigio legal con la Inspección del Trabajo, porque al principio teníamos una que era para Colina,  Lampa, Batuco, Til Til y las zonas aledañas. Ahora el mismo transporte que nos va a buscara Colina, tiene que ir a buscar a los de Batuco. En la mañana nosotros tenemos que estar a las 6:10 trabajando, y yo antes me tenía que levantar a las 4:30, pero ahora me tengo que levantar a las 4:00, porque el empleador nos impuso que el mismo medio de transporte tenía que ir a buscar a todas las personas, cosa que antes no se hacía porque había otro furgón para cada zona.

¿Cómo son los turnos?

Mañana, tarde y noche, el primero son 9 horas, el segundo igual, y la noche son 6, con media hora de colación cada turno, antes no podíamos ir al baño durante el turno, ahora sí. En cada turno yo pierdo aproximadamente 4 horas en transporte que nadie me las paga, porque en locomoción yo vivo a 20 minutos, pero no hay locomoción directa para allá. Ahora más encima se nos impuso sin preguntarles a los trabajadores, que los días viernes y domingos salíamos a la 1 de la mañana el turno de tarde, y se supone que nosotros trabajábamos hasta las 12. Lo hablamos con la empresa, y es lo mismo de siempre, y no quiero poner una denuncia en la Inspección del Trabajo, porque tengo compañeros que lo hacen por el asunto de las horas extras, entonces podemos perjudicarlos también. Lo malo es que aunque tú no quieres hacer las horas extras, tienes que esperar al resto por la locomoción, y estamos saliendo a las 2 de la mañana, llegamos a nuestras casas a las 3, de repente hay gente que vuelve en la mañana, y tienes que levantarte a las 4.

¿Cómo son las condiciones de seguridad de la caseta?

Pésimo, estamos trabajando por intermedio del Director de Obras Públicas, Javier Osorio, nos reunimos con él y un grupo de la Dirección de Obras Públicas del Ministerio de Obras Públicas (MOP). El 12 de septiembre fue la primera reunión que tuvimos con ellos, donde se comprometieron a apoyarnos con respecto a las condiciones de seguridad, a presionar al mandante que es Global Vía y a Eulen, para que se cumplan las condiciones mínimas de seguridad que necesitamos nosotros.

A nosotros nos han asaltado en el Peaje de Lampa, como 15 veces en un año, en una semana asaltaron dos veces, antes nunca nos había asaltado a la luz del día, pero la última vez fue a las 19:15, y los robos han ido aumentando en la violencia. Antiguamente era solamente robarse la pata, ahora también golpean a los cajeros. Estamos peleando para que el MOP busque el marco legal de las funciones de los vidrios, porque el vidrio que nosotros tenemos en la caseta, es común y corriente, entonces nosotros hemos comprobado con asaltos que el vidrio cuando tú lo golpeas explota y saltan astillas para todos lados. Dos compañeras que por el vidrio sufrieron golpes, una tuvo una astilla en su ojo, en su nariz, pero por miedo a represalias prefieren no ir a servicios de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS).

No tenemos guardia, cuando se hizo la primera movilización colocaron un guardia provisorio sólo por el verano, se supone que iba ser para siempre pero en el fondo fue para taparnos la boca, porque sabían que nosotros estábamos dispuestos a todo. En el día hay supervisores vigilando, pero en la noche, que es lo que más nos preocupa a nosotros, no hay nadie. Queda solo el tesorero adentro de la oficina, y en las cajas en tiempo estival quedan 4 cajeros, pero en invierno quedan dos, uno para cada lado.

Ahora comenzaron los asaltos nuevamente, y yo dije ya paren esta cuestión porque yo no veo mejoras. Carabineros estuvo de punto fijo un tiempo, y nos asaltaron con Carabineros estando ahí, yo nuevamente comencé a mandar correos al MOP, don Javier me contestó, la empresa me llamó a una reunión, y se comprometieron de nuevo, pero son muy duros, ellos no funcionan con acuerdos, sólo por medio de presión.

Luego que paso eso con Carabineros, nos enteramos que los castigaron y la patrulla tuvo que estar de punto fijo de las 8 de la noche a las 8 de la mañana castigado, porque asaltaron y ni siquiera salieron persiguiendo a los asaltantes.

Nosotros encontramos inverosímil la forma en que Carabineros reacciona cuando se nos asalta, porque llegan de una forma tan pasiva, no toman declaraciones, y la tenencia la tenemos a100 metros, pertenece a Lampa, y generalmente llegan primero los del Colina o Batuco que está mucho más lejos.

¿Cómo es la infraestructura del lugar?

Pésima, y más encima no nos pasan ropa para abrigarnos en invierno. Las cabinas se llovían, muchos cajeros terminábamos adentro mojados, y cuando se hacen reuniones o tratábamos de llegar a acuerdos mutuos, siempre decían “lo estamos viendo”, y los meses pasaban y nunca se hacía nada. Nos aburrimos y optamos con el sindicato y la ayuda de la Confederación Nacional de Trabajadores Metalúrgicos y afines (CONTRAMET), comenzar a poner denuncias, incluso nos tomamos el MOP el 21 de agosto del 2014, y fuimos escuchados. Fue una toma entre comillas porque menos mal que el  director de Obras Públicas, dio la orden que se nos recibiera. Ahí pudimos agendar una reunión con nuestro mandante y la empresa que trabajamos, y les expusimos todos nuestros problemas, y ahí recién empezaron a reparar un poquito las casetas de que no se llovieran.

Nosotros igual entendemos que este peaje va a desaparecer, lo van hacer de nuevo, pórtico, van a dejar 3 casetas de personas por lado, porque pasa mucho turista que no tiene el TAG, por eso no es plausible que hagan una gran inversión de mejoras, pero yo le explicaba al Director que lo mínimo son las condiciones de higiene y la seguridad de los trabajadores. El gobierno debería hacerse cargo de esto, porque las dos empresas no hacían nada.

¿Cómo se maneja el tema del dinero?

Con el tema de sencillo para el vuelto no tenemos problema, a  veces quedamos cortos, porque hay gente que paga mil pesos con $20.000 y tengo que dar 19 billetes de mil. Hay un letrero inmenso a la entrada del peaje que dice pague con sencillo. Nosotros nos fijamos que tienen los $1.000 para pagar, y te pagan con el de20. Hapasado que llega gente hasta la caseta, y esta la escoba atrás con el taco, y te dicen que no tienen plata, que quieren pagar con cheques, con tarjetas.

¿Algún cajero ha sido agredido por un usuario?

El cajero de peajes es muy maltratado, porque nosotros antes que formáramos el sindicato, se le creía todo al usuario, pero nosotros hemos ido cambiando esta visión de la empresa. Las atrocidades que te dicen en la caseta, te reclaman por el taco, que el sistema esta lento, pero ellos no saben que hay gente que llega a pagar, y saca la carterita recién para empezar a buscar, y se desquitan con uno porque esta lento.

Ahí pasa de todo, a la Guillermina, una compañera, un tipo le tiro el brazo al darle el vuelto, le tomó la mano se la dio vuelta y se fracturó, a otra le tiraron bebida, a mi me tiró un escupo un usuario, a otra compañera le tiraron una lata de cerveza,

¿La salud de algún trabajador se ha visto afectada?

Ahora estamos reclamando por el tema del ruido, imagínate todo el tiempo que llevamos y el daño que nos hace el ruido, no sabemos si alguien nos va indemnizar por eso, porque el ruido del motor del vehículo entra por la ventana. Imagínate 9 horas metido ahí, con la bocina de los camiones, de los autos, de los motores, y a veces por querer ganar un poco más te quedas 18 o 36 horas, hay gente que hace 5 hasta 8 turnos seguidos. Eso tiene que ver con que los sueldos son muy bajos, para toda la pega que hacemos, el nivel de estrés, ruido y peligro, no compensa el dinero, corremos el riesgo de ser asaltados, y no tenemos ni una medida de seguridad.

Los índices de estrés son altísimos, la gente no quiere ir a trabajar, la gente esta estresada, por eso en este peaje la rotación de personas es una cosa monstruosa, yo he tenido desde que llevo trabajando ahí, unos 200 compañeros o más, que se van por temor a los asaltos, y en este momento hay entre 45 y 50 personas.

¿Cómo son los descansos?

Nosotros trabajamos fines de semana y festivos, todos los días del año. En tiempo estival sube la dotación, y están ocupadas todas las 17 casetas, pero a veces los tesoreros y jefes, han tenido que hacer caja porque no se cumple la dotación.

Con las vacaciones no hay problema, pero antes se negaban, hasta que se hizo el sindicato.  Ellos no te dejaban a tomarlas en período de verano o vacaciones de invierno, y te mentían diciendo que había una cláusula que impedía  tomarse las vacaciones, y les dije muéstrenme esa cláusula, no te dejaban en abril por semana santa, en septiembre por el 18, entonces era cuando ellos querían.

¿Cómo son los días festivos para ustedes?

A nosotros la empresa no nos da nada en festividades, siempre ha sido todo por cuenta de los trabajadores. Para año nuevo el turno de la noche, y pascua, se entra a las 10, no a las 12 como se entra generalmente, y muchos lo pasan con pena, mamitas que tienen niños,  la empresa ni siquiera se preocupa de preguntarle al trabajador en esa fecha por ejemplo a las que son mamás para que se pongan de acuerdo, que no trabajen para la pascua porque tienen niños y trabajan para el año nuevo, no tienen ese mínimo de preocupación.

No nos pagan extras esos días, a nosotros por contrato colectivo nos pagan un bono de $40.000 líquidos, lo pagan 3 veces al año, en semana santa, fiestas patrias y navidad, pero por trabajar el día de navidad o año nuevo, nada. La cena y lo que nosotros podamos comer ahí es tema de cada trabajador, o sea igual nos ponemos de acuerdo, y decimos lleva tú una bebida, tú esto, y cenamos, pero cada uno en su caseta y es incomodo también porque uno tiene que estar atendiendo, a menos que comas solo cuando te toca tu hora de colación, y después al que le toca después come solo.

El 31 de diciembre que quedo la grande, hasta el gerente de la autopista estaba cobrando,  el jefe de proyecto, y otros jefes. Yo me puse a discutir con ellos, porque sentía vergüenza que para cobrar llega hasta el gerente, pero cuando a nosotros nos asaltan no llega nadie, con suerte nuestro supervisor. Ellos vienen a cobrar porque el MOP les pasa una multa, y para no pagar la multa vienen a cobrar, pero cuando se trata de la seguridad de los trabajadores, nosotros no vemos ni un interés.

¿El sueldo es acorde con lo que hacen?

No, aun falta mucho. Nosotros cuando hicimos la negociación, pensamos que lo teníamos por perdido. Antes ganábamos $193.000, y conseguimos $250.000, desde hace casi 2 años que dejamos de ganar el mínimo, pero solo la gente del sindicato. Para nosotros es buena la Reforma Laboral, si sale aprobada la gente que no era del sindicato  va a seguir recibiendo los beneficios, porque ahora tenemos gente que se ha metido al sindicato pero gana menos que nosotros. Actualmente somos 28 personas, de un universo de 50. Pero igual ha bajado la dotación, porque  llegan personas que trabajan una semana y se van.

El primer sindicato de los Cajeros de Peaje de Lampa

¿Cómo surge la idea de un  sindicato?

Surgió la idea de formar un sindicato por los abusos que había acá en esta autopista, específicamente la Autopista del Aconcagua. Los abusos son hacia los trabajadores, específicamente el tema de los baños, que salió en las noticias que una compañera se orinó porque no la dejaban ir al baño, ella no pertenecía al sindicato y se metió, el asunto de los turnos también, las condiciones laborales, como se trabaja en las mismas casetas, el calor, el frío en el invierno, cortes de agua constantemente, y al trabajador jamás se le daban explicaciones, y cuando yo llegué a trabajar ahí tú tenías que trabajar y punto, tú no podías decir ni pío porque te echaban inmediatamente.

¿Cómo se formó el sindicato?

En el primer asalto que tuvimos yo no estaba en turno, fue un día domingo, y las chicas las habían asaltado el día anterior y estaban furiosas, porque se daban cuenta que la empresa no hacía ni una cosa, y yo me enteré por teléfono que habían asaltado y que se había parado la gente.

Entre medio una compañera trató de formar el sindicato, pero le dijeron que no se podía. Claro, legalmente no se podía porque para formar un sindicato de empresa, teníamos que tener un quórum igual o superior al sindicato más chico que tiene Eulat, lo que era imposible porque el sindicato más chico que tienen es de 250 trabajadores, y ella se quedo con eso.

La verdad es que no teníamos la información clara, yo por medio de un amigo me informe, y él me decía  que sí podía hacer, pero agarrándonos a otro sindicato. Pasó un día por ahí un dirigente de KDM, Juan Arévalo, se había enterado de la situación de nosotros, y me dice “yo sé que estás averiguando esto”, me dio su tarjeta y me dijo que hablara en el SIME, con Jorge Murúa. Tuvimos una reunión, me indicó lo que tenía que hacer legalmente, se hizo, conseguimos doce firmas en un día, en tres días legalizamos el sindicato.

Para poder formar este sindicato chiquito tuvimos que unirnos a una federación que era la CONTRAMET. El sindicato legalmente esta desde el 23 de diciembre del 2012, luego se enteró la empresa y me despidieron.

Estuve 12 días fuera, cuando estábamos haciendo el sindicato, porque siempre hay trabajadores que tiran para la cola de los jefes, y a mí me denuncio una trabajadora, menos mal y ya teníamos todo firmado en la Inspección, así que me reintegraron y se me pago el sueldo integro.

¿Y lo eligieron como representante?

Lo que pasa es que a mí me dijeron en CONTRAMET, tienes que juntar tantas firmas para que yo fuera el primer delegado. Lo hablé con mis compañeros que estaban interesados, hicimos un grupitos, pero todos queríamos lo mismo, que se hiciera algo.  Me dieron todas las firmas y se presentó, después para que hubiera dos delegados más, se juntaron  25 firmas en total y se eligieron.

¿Cómo se informo del tema sindical?

En la CONSTRAMET, todo acá. Nosotros le agradecemos, porque ellos están haciendo cursos todo el año, y nos mandan a varias universidades. Acá el trabajo sindical es perfecto, tienen buena disposición, uno cualquier asesor que se acerque ellos no  tienen ninguna dificultad en responderte las dudas.

¿Cómo fue el primer proceso de negociación?

En junio del 2013, estuvimos un mes de negociación, como siempre la primera respuesta del empleador es no. Lo primero que se nos ofreció fue un aumento de $1.000, y uno de los gerentes dijo “pero mil pesos son mil pesos”, y me enfurecí y nos fuimos, de ahí lo subieron a $5.000. El último día de la mediación, porque ellos pidieron  los buenos oficios en el último minuto, porque la gente estaba dispuesta a todo, la huelga se voto unánime.

Finalmente de $5.000 que nos pagaban de locomoción y colación, a $18.000, fue un avance, quizá no lo que todos esperábamos. Nos querían dar $70.000 por bono de término de conflicto, y nosotros dijimos que no, queríamos $200.000, y al final logramos $150.000. Creemos que ganamos harto, para ser un sindicato interempresas, y considerando que somos un sindicato chiquito.

¿Han tenido prácticas anti sindicales?

Después de la última negociación no, porque igual nos tienen miedo, a pesar de que somos un sindicato chiquitito. Al principio ellos creían que nosotros no íbamos a ser capaces de hacer nada, porque no tenían idea que nosotros nos habíamos adherido a una confederación, pero ellos nos empezaron a respetar cuando a mí me tiraron al juicio de desafuero.

En el segundo paro que nosotros hicimos, que fue fuera de una negociación colectiva reglada, fue porque se cortó el agua. Estábamos en el turno de mañana, de las 6 a las 3 de la tarde, y a mí a las 8 de la mañana me sacan a colación, y la jefa de plaza me dice  “Álvaro devuélvete a la caseta mejor, porque no hay agua”, ni para beber ni para los baños, y yo le dije “pero como no va haber agua, esto no puede ser”, y ahí le pedí que llamara al mandante para conseguirse por último un bidón, y le responden que tenían que esperar hasta las 10 de la mañana, porque no podían sacar un bidón sin la autorización de uno de los jefes.

Ahí yo salgo, hablé con todos mis compañeros, les dije lo que pasaba y que no lo podíamos aceptar, es un derecho internacional en cualquier trabajo que las obras tienen que paralizarse si no hay agua. Nos pusimos de acuerdo, había dos personas que no pertenecían al sindicato, y nos paramos todos, excepto esas dos personas.

La empresa rabio conmigo, llegó hasta el gerente de Global Vía a hablar conmigo, llamaron los gerentes de la empresa, de que suspendiera el paro, pero yo les dije que hasta que agua no llegará el paro no se iba a suspender.  Le dije “usted va a trabajar a su oficina si no le tienen agua acaso”, y me dijo que no era lo mismo, pero como no va a ser lo mismo, solo porque yo soy cajero y él es gerente, acá los trabajadores somos todos iguales.  Después de eso se demoraron 15 minutos en arreglar el problema, fue solo una cosa de voluntad y de preocuparse del bienestar mínimo de los trabajadores.

Pasaron meses, un día estaba en mi casa, y llega una fiscal del tribunal de Colina, y me explica que me están investigando por desafuero. Con eso empezamos a hacer movilizaciones, llegaron un grupo como de 50 dirigentes sindicales de la CONTRAMET a tomarse el peaje, a protestar en contra de mi juicio porque era arbitrario, pero ellos no querían dar el brazo a torcer.

Fuimos a la primera audiencia y la jueza se me fue encima, la empresa me ofreció plata para venderme, para que me retirara y dejará mi puesto a disponibilidad, pero yo no quise, porque iba en contra de mis principios.

Se siguió con el juicio, nos tomamos la casa del gerente de la autopista, hicimos una funa, y ahí quedó la caga, y me llamaron todos los gerentes que por favor no hiciéramos más eso, porque estaban presionando desde Eulet que les iban a quitar el contrato, y le dije “lleguemos a un acuerdo entonces, ustedes me quitan la demanda y nosotros no hacemos más este tipo de cosas”. Ahí llegamos a un acuerdo en el tribunal, yo tuve que firmar un papel que no iba a estar nuevamente en una paralización que no estuviera reglada. Ahora nos tienen respeto porque no estamos solos, porque al principio pensaban que éramos el grupo de trabajadores que prestábamos servicio ahí no más, después se dieron cuenta que detrás de nosotros hay una federación, esta la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), y otros sindicatos.

Ahora se están respetando los derechos de ir al baño, el derecho a la silla, muchos trabajadores tienen que trabajar parados todo el turno, pero ahora hemos podido lograr como sindicato que esas cosas mínimas sean respetadas. Hemos denunciado estos hechos como sindicato, ha costado, hemos ido en un camino que ha sido muy duro, pero se ha ido consiguiendo cosas.

¿Los trabajadores se han empoderado más de sus derechos?

Si, ha costado cambiar la mentalidad un poquito, pero la gente se ha empoderado de decir  “no, yo no trabajo sin silla”.

Hay muchos trabajadores en Chile que viven en la ignorancia en cuanto a las leyes, las leyes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la gente no tienen idea, si cuando nosotros teníamos las primeras asambleas y le explicábamos algunas leyes, la gente quedaba para adentro, no lo podían creer, porque el abuso era de tal forma que vivíamos en la ignorancia.

Lo que pasa es que este sector donde trabajamos nosotros, la mayoría de la gente del sector Til Til, Batuco, los trabajadores de ese sector tienen esa mentalidad que el empleador tiene la razón, y que tú tienes que quedarte callado.

Somos pocos los que somos de ciudad y vivimos en ese sector, porque tenemos otra mentalidad, es cosa que los juntes y converses para que veas que mentalidad tiene cada trabajador, que callan por temor, por las represalias y porque los acostumbraron al patrón de fundo, donde él tiene toda la razón, pero hemos ido de a poquito nosotros como sindicato cambiando eso.

¿Qué opina su familia?

La mayoría de las que trabajan se han separado por el tema de los turnos. Yo igual he tenido algunos problemas, pero saben que me gusta. He tenido más conflicto con el asunto del sindicato, porque para meterte en esto tú tienes que tener mucho tiempo, imagínate lo que es el trabajo y las reuniones del sindicato, me han puesto de repente entre la espada y la pared, que elija entre eso o la familia. Pero igual han sabido entender.

¿Algún consejo para otros trabajadores de peajes que no estén sindicalizados?

Que no tengan miedo, que se puede de a poquito. No van a conseguir cosas de la noche a la mañana, hay que dar tiempo. Y que si tienen disponibilidad y ganas, las cosas se pueden cambiar, sobre todo no hay que tenerle miedo al empleador, porque no pueden hacer nada contra ellos. La única forma de que las cosas cambien específicamente para los trabajadores de caseta de peajes, es que la gente se atreva a formar sindicatos, no hay otra. Y si ellos creen que no lo pueden hacer ahí, hay montones de federaciones que los van acoger, incluso nosotros mismos estamos dispuestos a ayudar, como lo hicieron con nosotros.