.
.

Al servicio del mundo laboral y sindical

.

12 mil personas con discapacidad ingresaron al mercado laboral en el último año


Ministro 3NOTICIA: Otras 23 mil en la misma condición podrían ingresar al mundo del trabajo con la ley que comenzó  ayer a aplicar para empresas privadas con más de 100 empleados. 


[Santiago, 02 de abril de 2019] Ayer y en el marco de una visita a la empresa Walmart –que emplea a 1.000 personas con discapacidad- el Ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, entregó un  balance  del primer año de vigencia de la Ley de Inclusión, destacando que “12 mil personas con discapacidad hoy forman parte del mundo laboral, lo que constituye un acto de justicia con ellos y sus familias, y pone fin a décadas de discriminación injusta”. Asimismo, celebró que “los contratos ofrecidos dan proyección y estabilidad a estas personas, porque están pensados especialmente para potenciar sus habilidades y competencias”.

Monckeberg dio a conocer las cifras oficiales en materia de aplicación de la Ley de Inclusión, donde ya se han hecho parte 2.869 empresas de un total de 3.115 (92%), con 12.041 personas contratadas -8.599 con contrato indefinido; 1.065 por obra o faena y 2.377 a plazo fijo-. “Las cifras son positivas, pero no debemos olvidar que la ley está hecha para que todos la cumplan, por eso, la Dirección del Trabajo está tomando todas las medidas de fiscalización y de promoción para que cuanto antes todos aquellos que estén obligados cumplan con la Ley”, agregó el Ministro del Trabajo.

El ministro hizo un especial llamado a las empresas con más de 100 empleados, que desde hoy deberán cumplir con la Ley de Inclusión, y cuyo 1% de dotación corresponde a unas 26 mil personas, según cálculos del Ministerio del Trabajo.

Finalmente, el titular de Trabajo explicó que “hay que buscar soluciones a ciertos problemas que hemos observado en la puesta en marcha de la ley, para lo que propondremos prontamente al Congreso una paquete de mejoras que estamos seguros serán bien recibidas por los parlamentarios”. Entre ellas, se cuentan la creación de una certificación que permita a las personas con discapacidad que asistieron a la educación especial ingresar a empleos dentro de la Administración Pública; y también la posibilidad de hacer donaciones como cumplimiento alternativo para financiar becas de estudios superiores y formación para el empleo a personas con discapacidad, entre otros.

Medidas alternativas

En caso de que una empresa no pueda contratar a una persona discapacitada, por no contar con las instalaciones adecuadas, la ley le permite acogerse a una modalidad alternativa.  Entre ellas, se cuentan contratos de prestación de servicios con empresas que cuenten con personas con discapacidad y donaciones a corporaciones o fundaciones cuyo objeto sea el apoyo a personas con discapacidad.

En el primer año de aplicación de la ley, del total de empresas que cumplieron, un 20% lo hizo a través de estas medidas alternativas (574). De ellas, 218 lo han hecho por medio de donaciones y 356 a través de la subcontratación. Mientras que los proyectos y/o fundaciones que han recibido donaciones por la ley de inclusión han sido 15.

Reconocimiento a las buenas prácticas

Como las buenas prácticas en materia de inclusión deben ser reconocidas, el Ministro del Trabajo anunció también la creación de un sello de reconocimiento anual para aquellas empresas que cumplan con la Ley de Inclusión, pero que lo hagan conforme al espíritu; es decir, entregando empleos de calidad y con reales posibilidades de crecer y desarrollar las competencias y habilidades de quienes contratan.